Foto: 

Autor: Fernando Nicchi
Páginas: 192
Publicación: Próximamente

En la economía moderna existen numerosos bienes que son de uso colectivo, como en un club. Algunos socios obtienen una mayor utilidad de la cancha de golf que de la de tenis, mientras que otros prefieren el hockey al fútbol. El problema se origina no sólo cuando se debe determinar la manera de recolectar los costos operativos, sino también cuando se debe decidir una ampliación de algún tipo de instalación. Algunos preferirán iluminar las canchas de tenis y otros, realizar una resiembra en la de golf. ¿Cómo determinar qué obra realizar y cuánto debe ser el aporte de cada socio a cada proyecto? Una solución sencilla es repartir los costos en partes iguales a través de una cuota. Pero entonces algunos socios votarán por la negativa cuando se trate de una instalación que no les interesa, mientras que otros muy interesados podrían ver frustradas sus expectativas viendo cómo una obra que desean no se realiza, aun cuando íntimamente estarían dispuestos a pagar un monto superior a la cuota. 

Encontrar una asignación adecuada de derechos y obligaciones económicas ha sido una de las preocupaciones principales en la obra de Ronald Coase. El núcleo conceptual del problema se aborda en su célebre discusión sobre un granjero que observa cómo el ganado de un ranchero vecino ingresa en su propiedad y arruina parte de sus granos. Y la conclusión es sorprendente: no importa la asignación legal de derechos; siempre y cuando los costos de transacción sean lo suficientemente bajos, una negociación entre el granjero y el ranchero conducirá a una asignación económica que maximice la producción. En el caso de la infraestructura de transporte de energía eléctrica, se replica una situación similar. Algunos participantes esperan largamente por una obra que los beneficia, mientras que otros se oponen firmemente a pagar por algo que no desean. En este trabajo se ensaya un mecanismo del tipo de las subastas como solución al problema, de manera de reducir los costos de transacción y hacer revelar a cada uno de los participantes su verdadera utilidad respecto de la obra y, en función de dicha utilidad, establecer la obligación de pago para cada uno de ellos.