La formación adquirida por el ingeniero de la UBA le permite insertarse profesionalmente en empresas (grandes y pequeñas), en otras organizaciones y en funciones públicas, desarrollar su propio emprendimiento o ejercer su profesión como consultor, docente o investigador.

Específicamente como ingeniero en Informática, podrá desempeñarse en ámbitos organizacionales a partir del diseño y la aplicación de soluciones informáticas que involucren conocimientos de forma científica, independiente, crítica e innovadora.

Entre sus habilidades se destacan: 
. Desarrollar algoritmos capaces de organizar el sistema de información de una organización.
. Diseñar y construir máquinas de soporte para sistemas informáticos.
. Organizar, gestionar y mantener los sistemas informáticos de una organización. 
. Diseñar, implementar y evaluar métodos o normas a seguir en cuestiones de seguridad de la información y de los datos procesados, generados y/o transmitidos por software.
. Coordinar el área de sistemas de empresas y organizaciones.

Su capacidad para el desarrollo y gestión de proyectos, el trabajo interdisciplinario –en conjunto con otras profesiones–, el manejo de idiomas y medios de diseño e información digitales, lo posicionan para las demandas más exigentes.

La cantidad de ingenieros que se gradúan por año es ampliamente superada por su demanda en el país, lo que les garantiza la posibilidad de elección y desarrollo profesional.