"Quiero felicitarlos por haber llegado a la meta. Sabemos que Ingeniería es una carrera compleja. Estudiar ingeniería implica conocer ciertos conceptos de la física que son difíciles de entender, y que además no alcanza solamente con comprender los mecanismos, sino que también debemos entender las fórmulas para hacer esos procesos realidad", dijo el decano Ing. Alejandro M. Martínez, en el acto de colación que se llevó a cabo el pasado 23 de marzo, en la sede de Av. Paseo Colón.

Durante la jura, a la que asistieron autoridades, docentes, personal no-docente y familiares de los graduados; el decano Martínez resaltó el aporte de la Facultad de Ingeniería de la UBA en el campo argentino de la enseñanza. "Nuestro principal desafío es la excelencia académica, principalmente en su aspecto técnico. Este nivel se ha logrado con el paso de los años y tiene fundamentalmente que ver con que en esta Casa de Estudios hay gente que hace investigación, que muchas veces dedica más tiempo a la investigación que al hecho de dar clase, y eso no es un dato menor. La Facultad de Ingeniería de la UBA tiene una tradición de ciencia, gente con dedicaciones mayores que tenemos que mantener, e incluso incrementar", aseguró. 

Y agregó: "Ustedes son candidatos a ser líderes de esta sociedad, porque van a trabajar en empresas, van a aportar a organizaciones y seguramente van a tener una formación que les habilitará, en función de otras habilidades, el llegar a tomar posiciones de decisión". 

La ceremonia contó además con el discurso del Ing. Jaime Solovey, graduado de la FIUBA, quien reconoció la capacidad de los egresados de esta Casa de Estudios para amoldarse a las demandas de nuestros tiempos. "Los ingenieros de la FIUBA generalmente somos exitosos por las dificultades que tuvimos que sortear para llegar a la meta. Otras instituciones mucho más ordenadas y sistematizadas, en la Argentina y en el exterior, pueden quizás mostrar un formalismo saludable pero difícilmente esos egresados tengan un poco de la 'cintura' de un ingeniero de la UBA. La Facultad de Ingeniería nos preparó, no para darnos contenidos de aprendizaje formal –muchos de ellos ya obsoletos con el uso de la vida profesional–, sino que nos preparó para volver a adaptarnos a los ambientes de cambio, que naturalmente encontramos y que ustedes encontrarán con seguridad”, concluyó.  

Galería embebida: