Con la colaboración de la UBA, la cooperativa Farmacoop empezó a comercializar el primer test rápido serológico de desarrollo nacional que detecta anticuerpos de COVID-19 en 5 minutos. 

Bajo el nombre de "FarmaCov test", el ensayo funciona de manera similar a un test de embarazo, pero con una gota de sangre en vez de orina. La planificación de la producción industrial y de la comercialización de este emprendimiento estuvo a cargo de un equipo de ingenieros y químicos coordinados por la FIUBA, como parte de un convenio de colaboración con dicha cooperativa, conformada por trabajadoras y trabajadores despedidos del ex laboratorio Roux Oncefa. 

El test permite realizar estudios epidemiológicos a gran escala, en plazas, colectivos, escuelas o aeropuertos, con el agregado de que es fabricado íntegramente en el país, a un precio accesible.

“Gracias al nexo que realizó Federico Carrone, empresario y ex estudiante de la FIUBA, y con el apoyo del decano Alejandro Martínez, se incentivó la creación de un convenio formal de asistencia técnica entre la facultad y la cooperativa Farmacoop, a través de su presidente, Bruno Di Mauro. Este vínculo incluyó la cooperación con diferentes proyectos, entre ellos los de la fabricación de barbijos y alcohol en gel, y ahora el test serológico”, explicó Franco Di Mauro, ingeniero industrial y director del equipo de expertos de la facultad.

Dicho equipo incluye además a Franco Amelotti, que está terminando la tesis de ingeniería química en la facultad y a Herman Obst Demaestri, ingeniero industrial y docente de esta Casa de Altos Estudios, quienes estuvieron a cargo de la parte técnica. De la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales colaboran Guillermo Carrone, doctor en química, y Milton Cordone y Gastón Estruch, ambos licenciados en Química, quienes se ocuparon de conseguir los insumos y de la búsqueda de proveedores.

Por su parte, la creación del kit serológico estuvo a cargo de investigadoras e investigadores de la Universidad de La Plata, que también conforman la Empresa de Base Tecnológica Bamboo Biotech de CONICET.

Fuente: Comunicación UBA.